¿CÓMO DEJAR DE COMER CUANDO TIENES ANSIEDAD?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Cuando comemos por ansiedad o por estrés no conseguimos mitigarlo y si lo hacemos con frecuencia, seguro que ganamos unos kilos. Te vamos a mostrar unos consejos para acabar con este hábito:

COMER POR MOTIVOS EMOCIONALES

Mucha gente come en momentos de estrés, quizá a ti también te haya pasado que después de un día duro o cuando tienes angustia te ha apetecido un dulce o unas patatas fritas. Pero cuando esto, lo hacemos por sistema y con mucha frecuencia respondiendo a sentimientos negativos, es hora de ponerle remedio.

¿HAMBRE EMOCIONAL O FÍSICO?

Hay signos reveladores que pueden ayudarte a distinguir el hambre físico del hambre “emocional”:

  1. Cuando comemos por ansiedad o estrés solemos hacerlo de forma repentina. Empezamos a sentirnos estresados  y tensos y se te antoja “un pincho de tortilla” o “unos bombones”…Al contrario del hambre físico que aparece de una manera gradual. Empiezas a sentir hambre, pero puedes esperar a comer, lo cual te da tiempo a elegir bien y saciar el hambre con alimentos saludables.
  2. Comer por ansiedad suele causar antojo de un alimento rico en azúcares, grasas, y calorías y a menudo muy específico, no siempre es CHOCOLATE, si no “ un pastelillo con triple capa de caramelo”, un “Cola-Cao con galletas”… normalmente asociado a algún recuerdo de la infancia. Recuerdas esa leche calentita con cacao y galletas antes de dormir? No es lo más sano en cuanto a nutrientes para la cena, pero tus recuerdos de la niñez hacen que tu mente asocie y al comerlo te sientas mejor a nivel emocional.
  3. Cuando tu hambre físico está saciado y tu estómago bien lleno, eso te está indicando que ya has comido suficiente y normalmente paras de comer. Pero cuando las emociones son el factor causante, es fácil no escuchar lo que está diciéndote tu estómago.
  4. Es posible que comer por estrés te levanta el ánimo momentáneamente; luego, con la misma rapidez, aparecen la vergüenza y la culpa. En cambio, cuando terminamos una comida que ha satisfecho nuestra hambre física, no solemos sentirnos culpables.

CONSEJOS PARA AFRONTAR EL HÁBITO DE COMER POR ANSIEDAD

  1. Lleva un diario de alimentación. Cada vez que sientas la necesidad de comer, anota cuánta hambre sientes en una escala del 1 al 10 (El 1= Estoy a punto de desmayarme de hambre y 10= Estoy tan lleno que tengo que aflojarme la ropa).
  2. Admite tus emociones. Sabes que las emociones son lo que te hace comer, son desagradables pero no peligrosas, si sabes detectarlas es más probable que puedas controlarlas.
  3. Mejora tu capacidad de afrontar los problemas.

 

Cuando te estreses prueba a preguntarte:

¿ Qué es lo peor que va a pasar si no como? Sí, puede que tu nivel de estrés aumente un poquito, pero la emoción pasará. Practica a tolerar tus emociones.

  1. Busca alternativas a la comida. Dedica unos momentos a reflexionar sobre tus sentimientos y emociones y piensa cómo puedes resolver tu problema. Haz una lista de cosas que puedes hacer en vez de comer, como caminar, escuchar música o meditar.
  2. Desprende tus malos hábitos. Las personas que comen por motivos emocionales refuerzan constantemente la idea que lo que les ayuda a afrontarlas es comer aquello que les gusta, por lo tanto, cambia ese hábito e intenta hacer algo distinto como te hemos dicho anteriormente, como caminar, leer, escuchar música…
  3. Espera a que pase.

Cuando te venga ese pensamiento negativo y lo asocies con la comida, intenta desviar el pensamiento y después de un rato habrá pasado el ansia. No se consigue de la noche a la mañana pero si lo practicas a diario, lo convertirás en un hábito, con la diferencia de que este si te beneficia.

Al final, todo es un aprendizaje y aunque te cueste, seguro que lo puedes conseguir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar